La Gobernación de Santander informa a toda la comunidad de tres nuevos casos de COVID-19 en el departamento, quienes se encuentran en aislamiento en casa.

  • Mujer de 45 años de edad, en Barrancabermeja. Caso relacionado con fuente desconocida.
  • Mujer de 31 años de edad, en Bucaramanga. Caso en estudio.
  • Hombre de 34 años de edad, en Bucaramanga. Caso en estudio.

Hasta el momento, el Ministerio de Salud y Protección Social ha confirmado 3233 casos confirmados en Colombia, de los cuales Santander registra 33 casos en Bucaramanga (14), Floridablanca (9), Barrancabermeja (6), Cimitarra (2), Curití (1) y Concepción (1).

El gobernador Mauricio Aguilar Hurtado hace un llamado a la sensatez y pide a los santandereanos aumentar las medidas y acciones para prevenir que el virus llegue a más familias en Santander. Esto teniendo en cuenta que la nueva etapa del virus, denominada por el Ministerio de Salud y Protección Social como de mitigación, se caracteriza debido a que el 10% de los casos actualmente confirmados en el país no se les ha podido determinar su origen o nexo epidemiológico, por lo cual, no se sabe quién pudo contagiarlos.

Es decir, que antes de empezar esta fase del virus en Colombia, a la mayoría de los casos positivos para COVID-19 se les pudo determinar su origen: provenía del exterior o por contacto con un caso confirmado estando en el país.

Por tal razón, de manera enfática, el mandatario seccional insiste a la comunidad en que existen medidas de prevención que debemos aplicar en la cotidianidad de los hogares para evitar el aumento de personas con COVID-19 en Santander:

• Lávese las manos frecuentemente con jabón y agua o un gel para manos a base de alcohol.

• Al toser y estornudar, cúbrase la boca y la nariz con el codo flexionado o pañuelo; deseche el pañuelo inmediatamente y lávese las manos.

• Evite el contacto cercano con cualquier persona que tenga fiebre y tos.

La Gobernación de Santander reforzará medidas para identificar nuevos casos y está realizando la respectiva investigación de campo, es decir, contactar aquellas personas que tuvieron vínculo estrecho con los 33 pacientes para impedir la transmisión local del virus en el departamento.